amor

Señor,

Licenciado,

Amor.

Que soy yo mas que una tonta niña,

profundamente enamorada de Usted.

Escribiendote versos en mi cuaderno, suspirando,

pensando,

en Usted.

Si usted fuera mi maestro, lo viera cada día después de clase

me sentaria sobre tus piernes,

meneandome,

solamente para verlo sonrojar

y gozare al sentir su pasión duro

debajo de mi.

“Sir”

capitalista

hombre blanco

la causa de la desgracia de civilizaciones en su cenit.

Señor mañoso,

que tomo ventaja de mi juventud y curiosidad.

Para despojarme de cada petalo de mi flor.

ay, pero amor

a la misma vez dándo mi cuerpo de beber

de su saliva dulce,

y del tan leve salado de su sudor.

como caen sus gotas sobre mi cara,

sobre mi cuerpo liso,

bañandome,

empapandome,

haciendo mi cuerpo relucir contra la luz de luna.

Sentiendote adentro de mi,

llenándome,

completándome;

cierro mis ojos, sonrio,

y te rezo

agradecida con usted por sedar mi sed.

Como si fueses Tlaloc y yo,

un campo lleno de flores, deseando brotar.

ay, pero Señor

no me llenas

te necesito cada alba,

cada noche

cada caloroso atardecer.

Ay, maestro

mi cuerpo joven se acostumbraron a sus manos sabias,

suaves, grandes, y pesadas.

escribes sobre mi

mas secretos de noches de locura y pasión.

Ay Señor,

enseñame amor de antaño.

Como se siente Señor,

de cautivar y ilusionar,

el corazón de esta niña mujer.

Tlaloc,

Mi Dios,

estoy muriendo de sed.


Señor marinero,

cai en tus redes sin darme cuenta.

Y al alzarme a tu barco,

viste a esta sirena encuerada y asustada.

Señor marinero,

te ruego que me dejes ir.

No me mires con esos ojos serenos y maduros,

que veo en su profundidad la lujeria que quema dentro

de ti.

Me tienes en tus redes,

sin pensar en mi.